Alicia, la señora de la estación

Ciudad Juárez, Chihuahua.- “Toda Ciudad Ahumada me llamaba la señora de la estación”, dijo Alicia Rosales de Montoya, quien creció toda su vida entre trenes, esto por ser la hija, hermana y esposa de un ferrocarrilero.

El día de ayer se conmemoró a todos los trabajadores ferroviarios que hacen posible que pasajeros y mercancía lleguen con bien a su lugar de destino por medio de este transporte, celebración que se efectúa desde hace 75 años en el país.

La señora Alicia, narró lo que fue para ella vivir tan cerca del ferrocarril junto con su esposo, Manuel Montoya, quien fue jefe de estación en Ciudad Ahumada, en el año 1947.

Durante 35 años, el señor Manuel, quien falleció en 1996, se dedicó a dirigir la estación que transportaba la mercancía que salía de Ciudad Juárez a la Ciudad de México y que pasaba por esta entidad.

Alicia, recordó por medio de una fotografía que mostró en entrevista con El Mexicano, como su esposo se comunicaba por medio del telégrafo a todas las estaciones del país, debido a que en ese entonces era el único medio para comunicarse y mediante el cual, recibían ordenes de otras estaciones a través de la Clave Morse.

Luego de comenzar como aprendiz, a los 24 años ya era jefe de estación, siendo desde los 15 que él mostró su interés y habilidades para el manejo de esta maquinaria.

“Cuando yo lo conocí dije: este no se me va, será mi último tren”, expresó entre risas, mientras recordaba a su esposo.

Durante 36 años de casados, ellos se encargaban de darle alimento a los migrantes que viajaban en los trenes cargueros, donde su destino era llegar a Ciudad Juárez.

“Mucha gente de Villa Ahumada me apoyaba con el alimento, para que cuando ellos pasaran por la estación yo les pudiera dar esta comida, gente con hambre, frio y además niños, ellos venían sentados sobre tablas en estos trenes, eso era lo único que no me gustaba de vivir tan cerca de los ferrocarriles”, dijo.

Por medio de pases que recibían gratis, por ser la esposa del jefe de estación, Alicia viajaba con sus siete hijos a diferentes partes de la República, en su mayoría al estado de Guanajuato, lugar donde residía su familia.

Fue para 1991, que el señor Manuel, se jubiló, por lo que todo el municipio le organizó una fiesta grande, debido a que eran muy queridos por la localidad, luego de eso, llegaron a Ciudad Juárez para establecerse de manera formal en la frontera.

Hoy en día, para Alicia recordar las anécdotas que vivió con su esposo en la estación del ferrocarril de Ciudad Ahumada, la llena de nostalgia.

“Recuerdo todo de él, porque fue un gran esposo, papa, trabajador y amigo”, dijo entre lagrimas, mientras observaba pertenecías que aún conserva de él, como su máquina de escribir, telégrafo, lentes y unas fotografías.

El señor Manuel Montoya Ruiz nació en 1932 y falleció en 1996, desde los 15 años comenzó a trabajar en el ferrocarril, fue hasta los 24 que fungió como jefe de estación en Ciudad Ahumada, para después jubilarse a los 59 años. Hoy es recordado por su esposa e hijos.

Puedes leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *