Alemania acoge una cumbre para detener los combates en Libia – Noticias Mundo

0
24

BERLÍN (AP) — Alemania reunió el domingo a los bandos principales de la larga guerra civil libia, en un intento de limitar la interferencia militar extranjera, consolidar un cese el fuego y ayudar a relanzar un proceso político que detenga el caos en la nación norteafricana.

La canciller alemana, Angela Merkel, invitó a los líderes de 12 países, así como de Naciones Unidas, la Unión Europea, la Unión Africana y la Liga Árabe a una cumbre en la cancillería en Berlín. La inicia diplomática alemana, que lleva meses en marcha, intenta respaldar los esfuerzos del secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, y su enviado a Libia, Ghassan Salame, por detener los combates en Libia.

Entre los invitados que se esperaba que asistieran estaban el presidente de Rusia, Vladimir Putin; el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan; el presidente de Francia, Emmanuel Macron; el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte; el primer ministro británico, Boris Johnson, y el secretario de Estado, Mike Pompeo.

También se invitó a los principales líderes rivales libios: el primer ministro Fayez Sarraj y el general Khalifa Hifter, que se esperaba que asistieran.

Sin embargo, no estaba claro qué probabilidades había de conseguir un avance real en la cita. Una tregua mediada este mes por Rusia y Turquía fue el primer receso en los combates en meses, pero ha sufrido repetidas violaciones.

En declaraciones en el aeropuerto Ataturk de Estambul antes de viajar a la cumbre, Erdogan dijo que el mundo no había respondido adecuadamente a los “imprudentes ataques” de Hifter sobre el gobierno de Sarraj, reconocido por Naciones Unidas.

“Las esperanzas que florecen de nuevo con el cese el fuego y la cumbre de Berlín no deben sacrificarse por las ambiciones de los mercaderes de la sangre y el caos”, dijo.

Libia se ha sumido en el caos desde el alzamiento de 2011 en el que el veterano dictador Moamar Gadafi fue derrocado y asesinado. Ahora el país está dividido entre zonas controladas por gobiernos rivales, cada una con diferentes aliados: el gobierno reconocido por la ONU que lidera Sarraj tiene su sede en Trípoli, mientras que Hifter controla la zona este del país.

Las fuerzas de Hifter lanzaron una ofensiva en abril y sitiaron Trípoli en un intento de tomar la capital. Sus fuerzas tienen apoyo de Egipto, Rusia y Emiratos Árabes Unidos, mientras que el gobierno de Sarraj ha acudido a Turquía en busca de armas y tropas.

El viernes, grupos tribales leales a Hifter tomaron varias terminales de exportación de petróleo en la costa este de Libia y campos petrolíferos en el sur, un nuevo desafío al gobierno de Trípoli, que obtiene beneficios de la producción petrolera. La Corporación Nacional de Petróleo dijo que los ataques amenazaban a gran parte de la producción de crudo del país.

La prioridad de Alemania es intentar poner de acuerdo a los países con intereses en el conflicto, detener el flujo de armas a Libia y asegurar que el cese el fuego aguanta, creando espacio para los esfuerzos que lidera Naciones Unidas de restablecer el proceso político en Libia.

“En la conferencia sobre Libia, debemos sobre todo ver que el embargo de armas vuelve a cumplirse. Se ha acordado en principio en Naciones Unidas, pero por desgracia no se ha respetado”, dijo Merkel.

Alemania también quiere evitar que los combates en Libia desestabilicen más la región, lo que podría desatar nuevas oleadas de migrantes que buscan seguridad en Europa cruzando el Mar Mediterráneo.

El papa Francisco ofreció su apoyo desde el Vaticano el domingo.

“Confío fuertemente en que esta cumbre, tan importante, sea el inicio de una senda hacia el cese de la violencia y una solución negociada que lleve a la paz y la muy deseada estabilidad”, dijo Francisco a la gente reunida en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

___

Andrew Wilks en Ankara y Frances D’Emilio en Roma contribuyeron a este despacho.



Cortesia AP