Alrededor de 36 sanitarios con sintomatología de Covid-19 han muerto desde que se registró el primer caso de coronavirus en Nicaragua. Anestesiólogos, cirujanos, enfermeras y personal de apoyo son parte de la estadística, que sigue sin reconocimiento oficial del Ministerio de Salud (Minsa), mismo que contabiliza, hasta el 2 de junio, 46 muertes en total.

El dato fue brindado por la Unidad Médica Nicaragüense (UMN), que además contabiliza cerca de 200 sanitarios que han sido contagiados con el SARS-CoV-2.

LA PRENSA ha contado la historia de tres médicos fallecidos, quienes sus familiares han confirmado que adquirieron el virus o que presentaban los síntomas de la enfermedad. El galeno Luis Ángel Ocampo Donair, de 32 años, originario de Rivas, no logró ni entrar al hospital, cuando llegaba a la rampa falleció. El doctor Carlos Cárdenas asistió a pacientes con Covid-19, se enfermó y murió en espera de atención en la sala de emergencia del hospital Monte España; el anestesiólogo Salvador Ortega ya estaba retirado, enfermó de gravedad y falleció este miércoles en el hospital Alemán Nicaragüense. El optometrista Alejandro Pereira también fue alcanzado por el nuevo coronavirus.

Otros médicos siguen luchando en hospitales públicos o privados por su vida. Como sucedió con el doctor leonés Adán Alonso Flores, ayudó a muchos pacientes son síntomas Covid-19 en su clínica privada. La cerró para ponerse en cuarentena, pero siguió dando asistencia en línea, incluso, ya con padecimientos del virus en su cuerpo. Sigue hospitalizado en una Unidad de Cuidados Intensivos con un diagnóstico confirmado del virus.

Lea además: Carlos Cárdenas, el médico que atendió casos de Covid-19 en su clínica y murió esperando atención en un hospital

Un homenaje a los sanitarios fallecidos, según las Asociaciones médicas.
LAPRENSA/CORTESÍA

El personal sanitario se convirtió, a nivel internacional, en uno de los sectores más vulnerables ante los contagios de Covid-19. En España, duramente azotado por la pandemia, hasta inicios de mayo contabilizaban 43, 325 contagios de sanitarios. En Nicaragua conocer el número exacto de casos de Covid-19 y muertes en el personal de salud es un especie de acertijo casi indescifrable, por la ausencia de transparencia en la gestión del gobierno frente a la pandemia. Sin embargo, hay esfuerzos de organizaciones independientes de mantener un monitoreo.

Este pasado miércoles fue un día oscuro para el gremio: cuatro médicos y una enfermera fallecieron. El doctor Róger Pasquier explica que se debe hacer eco del llamado de las asociaciones médicas a una cuarentena voluntaria. Advierte que mientras se siga viendo con indiferencia la importancia de disminuir las aglomeraciones, las convocatorias a actividades públicas y privadas, que implique la reunión de muchas personas, la tasa de reproductividad del virus no va a disminuir y por ende, “vamos a mantener este nivel de contagio, tanto en el personal de salud como en la población en general y la letalidad y la morbilidad va a ser enorme para Nicaragua”, expresó el especialista.

La fuente de UMN explica que no pueden afirmar con certeza que los sanitarios fallecieron de Covid-19, ya que siempre resalta el problema de la prueba. Sin embargo, todos ellos mostraban los síntomas, e incluso, en muchos de los casos habían enfermedades preexistentes que los vulneraba a que el virus los afectara de forma más rápida. Han recibido reportes, principalmente, de Managua, Masaya, Chinandega, León y Matagalpa.

Con 1, 118 casos y un subregistro importante, Nicaragua ha desdeñado la posibilidad de una cuarentena, bajo el argumento que el país no se puede paralizar. Detrás de la decisión, el gobierno no ha mostrado un respaldo científico para que todo siga normal, mientas la pandemia camina a sus anchas. Esto tendría un alto costo de vidas han advertido epidemiólogos.

Crear Comité Nacional de Emergencia

El también miembro de la comisión de riesgos profesionales de la Confederación Latinoamericana de Sociedades de Anestesiología, Pasquier, expone la urgencia de crear un Comité Nacional de Emergencia sanitaria, donde convergan todos los actores sanitarios, sociales, económicos y hasta políticos, para mitigar “esta tragedia del pueblo nicaragüense”.

“No basta con llamar a cuarentena voluntaria, la población necesitará más que eso: plan nacional de mitigación de la pandemia”, expone el galeno.



Cortesia de La Prensa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here