La diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada fue anoche la penúltima invitada de la temporada en el programa de Antena 3, ‘El Hormiguero’. La diseñadora entró al plató lamentando no poder abrazar a Motos, pero las circunstancias actuales no se lo permiten, y más cuando la diseñadora confesó que su actual pareja estuvo a punto de morir por el coronavirus.

«Ahora nos hemos vuelto muy secos» lamentó la diseñadora por no poder saludar, aunque admitió que desde hace años le tiene pánico a los gérmenes y por eso procura no tocar los pomos de las puertas. ‘El Hormiguero’ cambió un poco la dinámica del programa, y dejó la tertulia para la segunda parte del programa, centrada la primera en Ágatha Ruiz de la Prada.

La cosa se puso un poco seria cuando Ruiz de la Prada habló sobre su pareja, el ejecutivo Luis Gasset, que la llamó desde el hospital porque se había contagiado por coronavirus. «Estuvo a punto de morirse» explicó la diseñadora. Según ella, su novio fue contagiado por coronavirus por un casco que se puso en una empresa de motos eléctricas que trabajan por Madrid.

Igualmente, Ágatha Ruiz de la Prada explicó el confinamiento «rural» que ha llevado, en el que se ha rodeado de gallinas, ovejas, caballos y más animales. Igualmente, se mostró muy satisfecha por el trabajo que ha ido realizando, ya que sacó su propia línea de mascarillas, «a los dos días ya me estaban llamando para que hiciera mascarillas». 



Cortesia de Okdiario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here